Sobre Nosotros

Qué hacemos


Pueblo Unido brinda navegación de servicios legales y asistencia financiera para apoyar a lxs inmigrantes en el Pacífico NW en la lucha contra la detención y la deportación. Nuestro objetivo es ayudar a las personas a obtener asistencia legal y reunir pruebas de apoyo para presentar el caso más sólido posible contra la expulsión.

En nuestros primeros 3 años y medio de operación (abril de 2017 - octubre de 2020), Pueblo Unido proporcionó consultas gratuitas y créditos de comunicación a más de 330 personas en centros de detención, pagó 62 honorarios de retención de abogados y conectó a más de 250 personas con asistencia legal gratuita. 30 personas apoyadas por Pueblo Unido han sido liberadas de la detención, 10 de las cuales ya ganaron sus casos contra la deportación y obtuvieron un estatus legal.

Por qué es importante la representación legal


Pueblo Unido se enfoca en navegar personas a asistencia legal porque la representación legal es el factor más importante para que una persona gane su caso contra la deportación. Los que están representados por un abogado en los procedimientos de deportación tienen 15 veces más probabilidades de presentar una defensa y 5 veces más probabilidades de ganar su caso en los tribunales de inmigración en comparación con las personas sin representación legal.

Sin embargo, debido a que los asuntos de inmigración se consideran procedimientos civiles, no penales, el gobierno no brinda asesoría legal a quienes no pueden contratar un abogado. Como resultado, la mayoría de las personas que se enfrentan a una deportación se ven obligadas a representarse a sí mismas en los tribunales y en última instancia, tienen menos probabilidades de prevalecer contra la deportación. Pueblo Unido se organizó en abril de 2017 en respuesta a esta injusticia para mantener a las familias unidas en nuestras comunidades. Visualizamos un Estados Unidos de América con libertad y justicia para todos.

Nuestra historia fundacional


Nuestros cofundadores, Francisco Rodríguez y Cam Coval, se conocieron en el otoño de 2016 en la Escuela Primaria Glenfair en la región este de Portland.

En ese momento, Francisco estaba trabajando en Glenfair como especialista en comportamiento y Cam comenzó a trabajar como miembro de AmeriCorps en despensas de alimentos en las escuelas de todo el condado de East Multnomah. Además de trabajar juntos en Glenfair, Cam y Francisco también comenzaron a trabajar juntos para coordinar la despensa de alimentos en Reynolds Middle School.

El 26 de marzo de 2017, Francisco Rodríguez fue arrestado por agentes de ICE sin una orden judicial, convirtiéndose en uno de los primeros beneficiarios de DACA en Oregón en ser detenido bajo la administración de Trump. Al enterarse del arresto, Cam trabajó con los líderes comunitarios para organizar una manifestación para exigir la liberación inmediata de Francisco. Una hora después de que terminara la manifestación, Francisco fue liberado del centro de detención. La ACLU atribuyó su liberación a “la respuesta pública masiva” que ayudamos a coordinar.

Después de que Francisco regresó a las escuelas en el condado de Multnomah, otros inmigrantes de América Latina se acercaron a él y a Cam, cuyos seres queridos habían sido detenidos por ICE, y que pidieron ayuda para asegurar su liberación. Estas personas no tenían los mismos vínculos con organizaciones sin fines de lucro de Portland que tenía Francisco a través de su trabajo, por lo que no habían recibido el mismo apoyo y atención. Francisco y Cam buscaron en vano encontrar abogados dispuestos a hacerse cargo de estos casos a precios asequibles.

Para Francisco y Cam quedó claro, y también se identificó más tarde en una encuesta de Oregon Ready de 2017 de proveedores y defensores de servicios de inmigración, que la representación legal de bajo costo para las personas que enfrentan detención y deportación era la brecha más evidente en los servicios para inmigrantes en Oregon. De hecho, Francisco y Cam enfrentaron varios desafíos al buscar servicios legales en nombre de las familias que se comunicaron con ellos. A medida que las audiencias judiciales y los plazos de presentación iban y venían, la incapacidad de encontrar representación legal de calidad y de bajo costo puso en peligro la capacidad de sus seres queridos para montar una sólida defensa de deportación. Francisco y Cam se dieron cuenta de que la falta de representación asequible para los inmigrantes en Oregón aumentaba la posibilidad de que estas familias y otras fueran separadas por detención y deportación.

Sin embargo, la experiencia de Francisco demostró que cuando las personas se movilizan en torno a un objetivo común, pueden tener un impacto en una situación aparentemente insuperable. Esa experiencia motivó a Francisco y Cam a iniciar Pueblo Unido PDX como un grupo comunitario dedicado a ayudar a las personas que enfrentan la deportación a navegar los servicios legales y brindar asistencia financiera para ayudar a las familias a contratar abogados con experiencia a un costo razonable. De esta manera, Pueblo Unido se formó para brindar a las personas la mejor oportunidad posible de ganar sus casos contra la deportación y lograr el derecho legal a permanecer en sus comunidades con sus familias.

Las dos primeras familias que Francisco y Cam apoyaron a través de Pueblo Unido ganaron sus casos contra la deportación y fueron liberadas de la detención en diciembre de 2017. Estos primeros éxitos en la reunión de familias locales reforzaron el impacto del trabajo y animaron a Francisco y Cam a establecer Pueblo Unido como un sin fines de lucro en febrero de 2018.


Lxs clientes, voluntarixs u otros miembrxs de la comunidad pueden presentar quejas sobre lxs empleadxs y servicios de Pueblo Unido por escrito o por teléfono a Francisco Rodríguez, Presidente de la Mesa Directiva de Pueblo Unido en: unidopdx@pueblounidopdx.org o 971-319-2736